Phi Phi Island en 3 días

Phi Phi Island

Llegó el momento de dejar atrás el caos de Bangkok para ir a ver el paraíso de las islas Phi Phi. Es un archipiélago situado en el Mar de Andamán formado por 4 islas: Koh Phi Phi Don, Koh Phi Phi Leh, Koh Yung (Mosquito Island) y Koh Pai (Bamboo island). La única con edificaciones y hoteles es Koh Phi Phi Don (la isla más grande), y solamente se puede llegar a ella en barco. Nuestra opción desde Bangkok era volar a Phuket o a Krabi y coger un ferry desde allí. Nos decantamos por Phuket simplemente porque los vuelos salian algo más económicos.

Mapa de Phi Phi
Mapa de Phi Phi

¿Cómo llegar?

Nos levantamos a las 5 de la mañana para ir al aeropuerto Don Mueang, desde donde salen la mayoría de vuelos locales. Tomamos un avión de Air Asia y en poco más de una hora aterrizamos en la sofocante humedad de Phuket. El aeropuerto es bastante pequeñito. Nada más bajar del avión te ofrecen diversos packs de taxi + ferry para llegar a Phi Phi. Nosotros ya llevábamos reservado el ferry a través de la web Phuket Ferry, así que sólo necesitábamos llegar hasta el puerto: Rassada Pier.

Habiamos leído que había minivans compartidas por unos 150 Baths, pero por más que preguntamos no hubo forma. Nos decían que no había y nos ofrecían el trayecto en taxi por 700 Baths. Al final decidimos alejarnos un poco del aeropuerto, y nada más cruzar la calle vimos a varios taxistas aparcados. Les preguntamos y ¡voilá! nos llevaba hasta Rassada Pier por 400 Baths. El trayecto duró una hora, más el tiempo que habíamos tardado en recoger la maleta, salir del aeropuerto e intentar negociar un taxi. En total perdimos algo más de 2 horas. Por eso es mejor coger el vuelo y el ferry con suficiente tiempo de margen para evitar las prisas.

Día 1

Tras unas dos horas de ferry…¡Llegamos por fin a Phi Phi!. Nos dirigimos a nuestro hotel: PP Palmtree Resort. Si os apetece conocer nuestra opinión acerca del hotel y su precio, pasad a leer el post de Itinerario y Presupuesto donde os contamos todo.

Hotel Palmtree Resort en Phi Phi
Hotel Palmtree Resort en Phi Phi

Ya eran las 3 de la tarde, así que nos fuimos derechos a buscar un sitio para comer. El elegido fue el restaurante Anna’s, que habíamos visto recomendado en tripadvisor. Estaba muy cerca de nuestro hotel y fue todo un acierto. Estaba todo riquísimo, aunque el Pad Thai fue el mas picante que comimos en todo el viaje. Y el arroz en piña…una delicia.

Aprovechamos la tarde para pasear y conocer un poco la zona de Loh Dalum Beach . Y también para buscar un sitio para contratar la excursión a Maya Bay, que queríamos hacer al día siguiente. Encontramos una agencia en una calle poco transitada donde nos ofrecieron la excursión por 3500 THB. Finalmente acordamos 3000 THB (unos 77 euros) por una excursión de 6 horas en longtail privado, y así salir temprano para evitar aglomeraciones. Según habíamos leído, 3000 THB es el precio general en temporada alta por 6 horas y rara vez bajan de ahí. Aunque en temporada baja seguramente se pueda conseguir algo más barata.

Día 2

Tras levantarnos a las 7 y desayunar los adictivos bollos del 7-Eleven, nos dirigimos al lugar donde habíamos quedado con el barquero. Estaba a unos 5 minutos del hotel. Hacía un día bastante nublado, pero aun así el paisaje rodeando Phi Phi Lee era impresionante.

Llegamos a Maya Bay sobre las 8, y aunque ya habia gente, era bastante asumible. Pudimos darnos un baño y hacer unas cuantas fotos casi sin gente.
NOTA: Para bajar del longtail hay que pagar una tasa de 400 THB por persona, por lo que mucha gente optaba por darse un chapuzón desde el barco.

Interior de la playa de Maya Bay
Interior de la playa de Maya Bay

Cuando la playa empezaba a parecer Benidorm en Agosto, decidimos marcharnos a la siguiente parada: un punto de snorkel. Al estar nublado el fondo marino no se veía de lo más bonito… pero aun así fue muy chulo estar rodeados de pececillos.

Después nuestro “conductor” nos llevó al impresionante Pileh Lagoon. El color del agua, incluso estando nublado, era totalmente espectacular…

Pileh Lagoon
Pileh Lagoon

Nos quedamos allí un buen rato, disfrutando de las vistas en el barco y comiendo piña fresca que nos acababa de abrir nuestro barquero. Las piñas de Tailandia se merecen una mención especial… ¡Qué ricas!
Todavía nos quedaban unas tres horas de excursión así que pusimos rumbo a Bamboo Island, donde por fin salió el sol, y pudimos disfrutar de su arena blanca y el agua turquesa.

Terminamos la excursión con muy buen sabor de boca. Pese a las predicciones de lluvia, no cayó ni una gota y hasta salió el sol. La verdad es que ir en longtail privado no tiene comparación. Pudimos ver todas las islas casi sin gente y en nuestra opinión, merece mucho la pena.

Después de retomar fuerzas comiendo y descansando un rato nos acercamos a ver la marea baja. La verdad es que nunca habíamos visto nada igual y nos dejó impactados. El agua se retira cientos de metros dejando encallados barcos, e incluso dejando ver algunos hundidos. La arena húmeda se llena de cangrejitos que corretean por todas partes…una pasada.

Longtail hundido en la superficie tras la bajada de la marea
Longtail hundido en la superficie tras la bajada de la marea

La mejor forma de terminar un día tan redondo es ir a ver los espectáculos de fuego que cada noche realizan en la playa de Loh Dalum mientras nos tomamos un par de cervezas Chang bien fresquitas.

Día 3

Hoy tocaba un día de caminar (aunque todavía no sabíamos cuanto). Tras un buen desayuno, y calzarnos unas sandalias de senderismo, ponemos rumbo a Long Beach. Esta playa se encuentra en otra parte de la isla. Solo se puede llegar a ella en longtail o caminando a través de la selva así que…¡allá vamos!. El punto de partida está en la bahía de Ton Sai. Hay que caminar siguiendo la playa (dejando el mar a nuestra derecha). Cuando la playa se termina, comienza una especie de paseo marítimo pequeño, y a partir de allí ya hay carteles con indicaciones.

Carteles indicativos de camino a Long Beach
Carteles indicativos de camino a Long Beach

El trayecto en sí no nos pareció muy largo ni muy complicado. Es cierto que cansa un poco por el calor, pero la mayor parte del camino es a la sombra. Merece la pena hacerlo caminando. Además, si estáis muy cansados siempre tenéis la opción de volver en longtail por 100 Baths por persona.

Long Beach en Phi Phi
Long Beach en Phi Phi

El plan inicial era disfrutar de la mañana en la playa, volver a comer, y por la tarde poner rumbo al Viewpoint. Pero justo al salir de Long Beach vimos un cartel que indicaba Viewpoint. Pensamos…¿por qué no ir ahora ya que estamos aquí?…¡Error!. Resulta que hay dos caminos, uno corto y uno mucho más largo. Y por supuesto, el camino que sale desde Long Beach es el largo. La verdad es que en un momento dado nos desesperamos bastante. El camino atravesaba una obra y no había carteles así que pensábamos que nos habíamos perdido en medio de la nada…

Pero finalmente, a pleno sol del mediodía y después de dos horas caminando, esta fue la recompensa:

Viewpoint de Phi Phi
Viewpoint de Phi Phi

Para nosotros subir al viewpoint es una visita indispensable si vais a Phi Phi. Pero a no ser que os guste mucho caminar, subid por el camino corto que comienza en la parte más oriental de Loh Dalum.

Nos despedimos de nuestro último día en la isla cenando en el restaurante Grand PP Arcade, un sitio muy chulo donde probamos un curry espectacular.

Nuestra experiencia…

La verdad es que no íbamos con demasiadas expectativas por los comentarios que habíamos oído. Que es un sitio muy turístico, que está masificada, que hay turismo de borrachera… Todo esto es cierto, pero aún así nos fuimos absolutamente enamorados de Phi Phi. Pasear por sus callecitas sin tráfico, el paisaje espectacular, el ambiente…

Esperamos haber conseguido que os pique el gusanillo de visitar este rincón del mundo. Y para los que ya habéis estado, que os haya traído buenos recuerdos.

¡Buen viaje!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba